n de 1

No tiene que desmoronarse a medida que envejece: es muy posible ralentizar o incluso frenar el proceso de envejecimiento. Cuando pasamos de los 50 años, nuestro cuerpo se enfrenta a una variedad de cambios anatómicos y fisiológicos. Podemos revertir o ralentizar estos cambios mediante la actividad física regular.

Joseph Pilates Pensamiento y ejercicios

Joseph Pilates dijo que “la columna vertebral es la clave para el bienestar físico y emocional. La alineación neutral de la columna lo es todo”. Continuó diciendo: “Si tu columna está rígida a los 30, eres viejo. Si es flexible a los 60, eres joven”.

El entrenamiento de Pilates desarrolla músculos centrales profundos en la espalda y el abdomen para sostener la columna. Muchas personas, incluyéndome a mí, pueden adherirse a su sistema de ejercicios. Tiene verdaderos beneficios para la salud a medida que envejecemos.

Estaba tan adelantado a su tiempo. A escala mundial, solo en los últimos 25 años hemos incorporado realmente sus ideas. Su sistema de ejercicios es el camino a seguir para que las personas mayores disfruten de su vida posterior. Puede transformar su movilidad, fuerza y ​​postura en general hasta los 80 y más.

Si echa un vistazo en YouTube a algunas imágenes de Joseph Pilates haciendo ejercicio en sus últimos años, solo puede sentirse asombrado por su físico y movilidad.

Cambios neuromusculares

  • Menor producción de testosterona
  • Pérdida muscular, incluido el músculo de contracción rápida.
  • Tejidos conectivos menos elásticos con la edad

Estamos en nuestro momento más fuerte y más poderoso en nuestros treinta. Esto permanece constante hasta los cincuenta.

Después de esto, perdemos alrededor de 10 oz de masa muscular cada año. Alrededor de los 70, hombres y mujeres se enfrentarán a una 40% de reducción en masa muscular. ¿Suena aterrador?

Esta pérdida de músculo se debe en parte a una menor producción de testosterona. La pérdida de músculo también incluye fibras musculares de contracción rápida (músculos que se utilizan para movimientos rápidos). El riesgo de caídas en los ancianos está relacionado con esta combinación de disminución del músculo de contracción rápida y pérdida general de músculo.

El tejido conectivo también se vuelve menos elástico con la edad, lo que explica por qué muchas personas mayores se quejan de rigidez muscular.

Los ejercicios de resistencia para personas mayores muestran una fuerza muscular, elasticidad y masa muscular sostenidas o aumentadas.

Composición corporal

A medida que envejecemos, la masa muscular se reduce mientras que la grasa corporal aumenta. Como se mencionó anteriormente, esta disminución de la masa muscular se debe a una menor producción de testosterona. Debido a que el músculo usa más calorías que la grasa, la combinación de pérdida de músculo y aumento de grasa ralentiza su tasa metabólica.

El entrenamiento aeróbico y de resistencia puede aumentar la masa muscular. Después del entrenamiento de resistencia, los músculos queman grasa para reconstruirse y fortalecerse. Aquí es donde ocurre la pérdida de grasa. El uso de estos ejercicios detiene el inicio del aumento de peso en forma de grasa.

Los cambios en la dieta también pueden mejorar la composición de su cuerpo durante el proceso de envejecimiento. Una mayor ingesta de proteínas combinada con una reducción de los carbohidratos ayudará a mantener la masa muscular y reducirá la grasa corporal. A menos que reduzca su ingesta de calorías con la edad, naturalmente aumentará de peso en forma de grasa.

Postura corporal

A medida que envejecemos, nuestros cuerpos se debilitan. Conocida como “cifosis”, los hombros se redondean y la cabeza se adelanta.

El ejercicio con pesas o el entrenamiento de resistencia ayuda a mantener fuerte el sistema esquelético y muscular, preservando así la espalda en la posición correcta para una buena postura corporal.

Paso

Este es el término que se usa para describir cómo caminamos. Con la edad, la velocidad y la longitud de las zancadas disminuyen. La pelvis puede inclinarse y el movimiento del tobillo puede reducirse.

  • El entrenamiento de fuerza central mantiene los abdominales fuertes, lo que detiene la inclinación pélvica.
  • Los ejercicios de movilidad regulares mantienen una buena movilidad en los tobillos.
  • El ejercicio aeróbico moderado mantiene una buena longitud y frecuencia de zancadas.

Estar en forma y fuerte en los 80 y más es muy factible. La forma más sensata de comenzar un programa de acondicionamiento físico, especialmente si es nuevo en el entrenamiento, es consultar a un instructor de gimnasio profesional o un entrenador personal. Ellos evaluarán su estado actual de salud y estado físico antes de establecer un programa de entrenamiento que se adapte a sus necesidades y solo a las suyas. A medida que gane fuerza y ​​estado físico, su entrenador mejorará sus ejercicios aeróbicos y de resistencia. No se preocupe, su instructor de fitness gestionará su régimen de ejercicios para que siempre sea seguro y progresivo.

You May Also Like

El gran entrenamiento de Gama: estos 2 ejercicios mágicos hicieron que el gran Gama fuera invicto

El Gran Gama nunca perdió un combate, y participó en unos 5000…

Lo que debes saber sobre los ejercicios de pisos pélvicos.

Los músculos pélvicos fuertes y bien sellados son cruciales para las mujeres…

Cómo comenzar un estilo de vida saludable

Descubrí que cuando intenté perder peso antes, siempre era la motivación lo…